Pickle de jengibre

sweet_sushi_ginger_sushi_gari

El pickle de jengibre se conoce como gari o jengibre encurtido a la raíz de jengibre que tras un proceso de elaboración, nos sirven o servimos acompañando a los distintos tipos de sushi, entre otros platos de la cocina japonesa (generalmente cuando contienen pescado crudo). La finalidad, es limpiar el paladar cuando se va a cambiar de sabores, por ejemplo, si vas a pasar de un sushi de atún a un sushi de salmón, saboreando así cada uno de los ingredientes sin tener recuerdos de otros en el paladar.

En ocasiones, la primera vez que se prueba el gari o jengibre encurtido, da la sensación de que es precisamente el ingrediente que más va a alterar el sabor de otros alimentos, su sabor es fuerte, picante, dulce y perfumado, tanto que hay quien dice que parece colonia. Pero después se percibe el frescor en el paladar que invita de nuevo a saborear un nuevo bocado.

Como sabemos, el gari se presenta en finísimas lonchas de textura crujiente y en la mayoría de ocasiones es de color rosa, aunque también podemos encontrarlo de color crudo o un rosa más pálido, ahora veremos por qué. Para elaborar el jengibre encurtido hay que partir de raíces jóvenes y tiernas, en primer lugar se procede a pelar el jengibre y después a laminarlo, sea con cuchillo o con una mandolina, procurando hacer láminas muy finas.

A continuación se realiza un escabeche, y para el gari se hace un escabeche básicamente con vinagre de arroz y azúcar. Una raíz de jengibre joven tenderá a tornarse rosada simplemente con este procedimiento, pero son las hojas de shiso rojo las que potencian el color rosa en su elaboración tradicional. También se utilizan otros ingredientes naturales para darle color, como el vinagre de ciruelas.